Tipos de lesiones deportivas y cómo curarlas

Picture of Martí

Martí

29 marzo, 2023

tipos-de-lesiones-deportivas

Las lesiones deportivas son lesiones musculares que se sufren durante el ejercicio o el deporte, estas lesiones pueden ser leves, como un esguince de tobillo, o graves, como lesiones en los ligamentos o lesiones de menisco. En este artículo conocerás cómo protegerte al realizar tus ejercicios y la manera en que podrás evitar dolor con un vendaje apropiado, ¡comencemos! 

Recuerda que la prevención es clave para evitar lesiones deportivas, el calentamiento antes de realizar deportes intensos es esencial para preparar los músculos y ligamentos para el ejercicio.

¿Qué son las lesiones deportivas y cómo se provocan?

Las lesiones deportivas son lesiones musculares, óseas o articulares que pueden ser causadas por la realización de actividades físicas. Estas lesiones se producen normalmente debido a una fatiga excesiva, un sobre-entrenamiento, un uso inadecuado de los equipos y/o lesión directa. 

Algunas lesiones deportivas graves requieren cirugía para repararlas, si bien las lesiones deportivas se producen comúnmente durante la práctica de deportes competitivos, también son comunes en los entornos no profesionales; es decir, cualquier persona que participe en actividades físicas está en riesgo de sufrir una lesión deportiva. 

La prevención y el tratamiento adecuados de lesiones deportivas son esenciales para recuperarse rápidamente y minimizar el tiempo perdido en la lesión. Por ello, los cuidados médicos y una rehabilitación apropiada son fundamentales para evitar lesiones futuras. Si experimentas dolor o lesión, es importante buscar asesoramiento profesional inmediatamente para que puedas volver a disfrutar de tu actividad sin preocupaciones y regreses a entrenar con seguridad!

Lesiones deportivas más comunes 

Las lesiones deportivas pueden afectar a diferentes tejidos del cuerpo, incluyendo músculos, tendones, ligamentos, articulaciones o huesos. Entre los traumatismos más habituales asociados a la práctica deportiva se encuentran:

Tendinitis

Consiste en la inflamación de un tendón, y suele originarse por la repetición de un determinado movimiento en el tiempo. Las tendinitis pueden conducir a diferentes lesiones deportivas, como la epicondilitis lateral (también conocida como codo de tenista), la epicondilitis medial (codo de golfista) o la tendinitis rotuliana (rodilla de saltador). 

Aunque ninguna de estas tres lesiones es exclusiva de deportistas, la epicondilitis lateral es frecuente en personas que practican deportes de raqueta; la epicondilitis medial, en personas que practican golf, deportes de raqueta o entrenamiento con pesas; y la tendinitis rotuliana, en personas que practican deportes en los que se salta repetidamente, como el baloncesto y el voleibol.

Distensiones musculares

Consisten en la rotura de fibras musculares debido a un estiramiento repentino del músculo. Esta lesión se da con frecuencia al practicar deportes que implican correr rápido y detenerse bruscamente, como el fútbol, el baloncesto, el tenis o el running.

Esguinces

Son torceduras bruscas de una articulación, que pueden incluir la rotura de ligamentos o fibras musculares próximas. Los esguinces más frecuentes cuando se practica deporte son los que afectan a muñecas, tobillos y rodillas, en algunos casos es necesario usar vendas para evitar dolor, por lo que te recomendamos usar las venda elástica Mueller Multiusos 

Fracturas o roturas de hueso

Estas lesiones deportivas son las más habituales al practicar deporte, afectan a piernas, brazos, tobillos, muñecas y dedos de las manos o de los pies. 

Si sufres de lesiones deportivas, es importante que te pongas en contacto con un profesional de salud para recibir el tratamiento adecuado. El tratamiento generalmente incluye reposo, medicamentos para el dolor, ejercicios de estiramiento y rehabilitación física, si ese es tu caso es necesario que para tu rehabilitación uses una pelota como la Soul Trainers Fitness Shiatsu 65 cm y un tapete cómodo como el Wilson Yoga 10mm.

Algunas lesiones requieren cirugía para restaurar la función normal del área lesionada. Con cuidado médico adecuado y buenos hábitos de prevención, la mayoría de lesiones deportivas se pueden prevenir. 

Si practicas un estilo de vida saludable, hacer ejercicio regularmente y usar el equipo adecuado para protegerte durante tu actividad deportiva, tendrás una mejor oportunidad de evitar lesiones. 

Cuidados necesarios para aliviar lesiones deportivas 

Las lesiones deportivas más comunes son lesiones musculares, lesiones articulares, lesiones óseas y lesiones de ligamentos. El tratamiento combinado de alivio inmediato y cuidados posteriores es necesario para las lesiones deportivas. 

Algunos consejos para el alivio inmediato incluyen la administración del calor, el frío o la compresión en la lesión para reducir el dolor, la hinchazón e inflamación; te recomendamos usar la compresa Thermo Gel. Así como una pequeña cantidad de descanso para permitir que los músculos se relajen y recuperen. Además, se recomienda consultar con un profesional de la salud para obtener más información sobre el tratamiento adecuado. 

Los cuidados posteriores son necesarios para lesiones deportivas graves para ayudar a restaurar la movilidad, promover la curación y prevenir lesiones futuras. Estos incluyen ejercicios de estabilización, estiramientos y fortalecimiento de los músculos inmovilizados; así como reducir el tiempo de recuperación. Además, se recomienda realizar actividades físicas regulares para mantener y fortalecer el cuerpo.

Con el tratamiento correcto, las lesiones deportivas pueden curarse de manera rápida y recuerda que en nuestra sección de Accesorios tenemos lo necesario para cuidar de ti. Estas acciones ayudarán a obtener la mejor recuperación posible. ¡Cuidarte es clave para disfrutar de una actividad física saludable!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post