Deportes Natación

Conoce cuáles son las técnicas y estilos de la natación 

Avatar photo
  • noviembre 16, 2022
  • 7 min read
Conoce cuáles son las técnicas y estilos de la natación 

La natación es uno de los deportes más practicados y con mayor popularidad entre la población, al menos en México. Diversas albercas públicas y privadas se distribuyen en deportivos o espacios particulares para ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de practicar esta actividad con grandes beneficios para la salud; saber nadar no solo es una actividad recreativa y desestresante, también es una necesidad si te interesa incursionar en el mundo acuático. 

Uno de los principios para sobrevivir en una superficie acuática es aprender a flotar y controlar la respiración. Sin embargo, cuando ya se logró manejar esto es común querer afrontar nuevos retos dentro del agua. Por esa razón, te cuento a continuación algunas técnicas que se pueden poner en práctica para desplazarte de mejor forma en el agua y poner a trabajar tus músculos. 

¿Qué se entiende cómo técnica dentro de la natación?

Al nadar ponemos a trabajar a nuestros pulmones y músculos, pues realizamos una gran cantidad de movimientos dentro del agua. Sin embargo, existen técnicas que buscan perfeccionar los movimientos que realiza el nadador. ¿Qué objetivo tienen? Optimizar el esfuerzo que se hace, ya sea ahorrar energía, tener mayor resistencia y velocidad o aumentar la fuerza de propulsión. Todos esas consideraciones para beneficio de los nadadores se conocen como técnicas de nado; algunas de ellas son:

  • Empujar los brazos de forma diagonal durante la propulsión, pues la brazada será más efectiva.
  • Utilizar las manos como palas y empujar hacia atrás contra el agua.
  • Hacer uso del antebrazo para obtener una mejor fuerza de propulsión en el agua.
  • Rotar de forma longitudinal constantemente, durante el estilo libre y de espalda,  beneficia a la velocidad, ya que permite que los nadadores ajusten la posición de sus brazos y obtengan una mayor fuerza de propulsión. 

Como puedes darte cuenta, muchas de esas técnicas de natación se han ido obteniendo a través de la observación y experiencia de los nadadores, lo cual ha contribuido a mejorar las competencias de este ramo y a ayudar a los deportistas a rendir de mejor forma. Sin embargo, no hay que olvidar que para el buen desempeño de esta actividad acuática intervienen distintos factores como la edad, la salud física, la flexibilidad y algunas cualidades.   

Diferentes estilos que hay en la natación

Además de la existencia de diferentes técnicas para potenciar el desempeño dentro del agua, existen distintos estilos de natación, los cuales hacen uso de estas técnicas para trabajar de distintas formas los músculos y  moverte dentro del agua. Pueden ser asimétricos o simétricos, todo depende de la correspondencia de las partes del cuerpo al desarrollar los movimientos.  

Crol

También se le conoce como estilo libre y es el más utilizado por algunas personas, ya que, a diferencia de los otros, a través de este se logra una gran velocidad; cualidad apta para las competencias. Implica realizar de forma alternada movimientos en los brazos y un momento para recobrar aire. 

Para lograr este estilo el cuerpo debe mantenerse en forma horizontal –en posición ventral– dentro del agua, y la espalda recta. Los brazos deben elevarse, uno primero y después otro. Posteriormente, tras la elevación, la mano ingresará al agua, seguida del antebrazo y brazo, de forma que se jale hacia atrás con el codo flexionado. Así se debe ir alternando con el otro brazo, siempre tratando de tener una brazada continúa y con velocidad para mantener la propulsión. 

Por su parte, las piernas deben moverse de arriba hacia abajo para impulsar el desplazamiento y la respiración se hará de forma lateral, aprovechando el movimiento del torso durante la brazada. Al realizar este estilo se trabajan varios músculos, tales como el dorsal ancho, los pectorales, deltoides, tríceps, bíceps, el trapecio y, en general, toda la musculatura central. Además, del gasto calórico que implica realizar esta actividad física tan completa para ejercitarte.

Dorso 

A esta forma de nado también se le conoce como crol de espalda, ya que su realización es muy parecida a este estilo, aunque mediante el dorso es más complicado lograr una mayor velocidad. Sin embargo, es ideal para aquellas personas que desean disminuir el dolor cervical. 

Para su puesta en práctica, el nadador deberá realizar un viraje justo cuando se lance al agua; es decir, flexionará su cuerpo para cambiar su posición y quedar flotando en posición dorsal o bocarriba. Una vez que se logre esto, la brazada se hará de forma muy parecida al crol, elevando e impulsando los brazos de forma intercalada y empujando el agua hacia atrás. Además, los hombros tendrán que rotarse para permitir este movimiento.   

En el caso de los pies, la patada deberá realizarse de forma alternada y de manera ascendente y descendente. Con este estilo de nado se fortalecerán los músculos de la espalda, así como los pectorales, bíceps y tríceps.

Braza

Este estilo también es conocido como de pecho, pues precisamente esta es la parte del cuerpo que más se trabaja. Para realizar la braza dentro del agua, el cuerpo debe colocarse en posición ventral o boca abajo y con los brazos extendidos hacia los lados; posteriormente, se tendrá que impulsar el cuerpo hacia adelante con los brazos separados en un ángulo de 30 a 40 grados, pero siempre debajo del agua.

Las piernas realizarán un movimiento constante de estiramiento y flexión, de forma que se lance una patada hacia afuera que impulse al nadador. La respiración se logrará cada vez que el cuerpo salga a la superficie mediante las brazadas que impulsen el tronco hacia afuera. 

Este estilo es uno de los más lentos en la natación. Sin embargo, pone a trabajar más músculos, lo cual implica un mayor desgaste. Los músculos que entran en juego durante este estilo son: pectorales, bíceps, tríceps, deltoides, dorsal ancho, redondo mayor, trapecio, romboides.

Mariposa 

Esta forma de nado es una de las más rápidas y se caracteriza porque los movimientos que se desarrollan son simétricos. Para ponerla en práctica es necesario que el nadador se coloque en posición ventral y en seguida eleve sus dos brazos y los impulse hacia abajo y después hacia afuera; al hacerlo se realizará un tirón que empujará el agua hacia atrás e impulsará la cabeza y los hombros hacia afuera del agua.

Por su parte,  la respiración se realizará en este impulso de los brazos y salida del agua de la parte superior del cuerpo; este estilo es uno de los más demandantes, no solo por la gran velocidad que conlleva, sino por los músculos que se trabajan. Estos son: bíceps, tríceps, dorsal ancho, pectoral, redondo mayor, deltoides, trapecio, pectorales, cuádriceps, entre otros.   

Como pudiste darte cuenta, en cada estilo se ponen en práctica diferentes músculos y partes del cuerpo; debido a su rapidez, será fundamental contar con un traje de baño adecuado y todos los aditamentos necesarios para mejorar tu experiencia dentro del agua. En nuestra sección de Natación puedes encontrar una gran variedad de prendas y accesorios que potenciarán cada uno de tus movimientos. 

Avatar photo
About Author

Martí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *