Conecta el cuerpo y la mente con una clase de yoga 

Martí

Martí

24 febrero, 2023

conecta-cuerpo-y-mente-con-yoga

El yoga es una forma antigua de ejercicio que ayuda a mejorar la fuerza, flexibilidad y equilibrio, además de calmar la mente y reducir el estrés. Además, puede practicarse en cualquier lugar y es ideal para personas de distintas edades y condiciones físicas. Claro, siempre tomando en cuenta la opinión de un especialista. 

Tanto si eres un principiante en busca de algo nuevo como un yogui experimentado que quiere profundizar en su práctica, el yoga es una forma accesible y divertida de mantenerse sano y equilibrado. Así que no dudes en tomar una clase de yoga y disfrutar de sus beneficios. 

¿Cómo es una clase de yoga?

Una clase de yoga es la oportunidad perfecta para cuidar la salud mental, física y mental, así como ejercitar el cuerpo mientras se libera el estrés y las preocupaciones del día a día. Una sesión típica comienza con una introducción del instructor, quien presenta el tema de la clase y da un enfoque respecto a las consideraciones necesarias para ejecutar una postura. 

Posteriormente, continúa con ejercicios de respiración consciente: respirar profundamente  por la nariz y exhalar por la boca, visualizando que cada respiración es una ola de energía que envuelve al cuerpo, lo cual permite calmar y relajar el cuerpo. A continuación, sigue un periodo de calentamiento que ayuda a preparar el cuerpo para las posturas más intensas; se puede empezar con estiramientos suaves. 

Posteriormente, la clase de yoga sigue cuando el instructor guía a los yoguis a través de una serie de posturas que van desde estiramientos sencillos hasta posturas —o asanas— más complejas. Una secuencia de posturas que pueden incluir posiciones de pie, sentadas, acostadas, inversas, equilibrios y estiramientos profundos; el enfoque puede variar dependiendo del estilo de yoga. En este punto, es importante concentrarse en lo que siente el cuerpo en cada asana y tomar unos instantes para apreciar la sensación. 

Finalmente, la clase de yoga prosigue con la realización de la savasana (también conocida como postura del cadáver), la cual permite que el cuerpo se relaje y asimile todo lo que se desarrolló en la práctica de esta disciplina. También se pueden incluir técnicas tradicionales de relajación como la meditación, las cuales son ideales para calmar la mente y mejorar la capacidad de concentración. En general, en cada sesión se busca fomentar la relajación, la concentración y el bienestar físico y emocional a través de la práctica de posturas y la respiración.

Recomendaciones para una clase de yoga 

Si estás pensando en poner en práctica esta disciplina, debes tener en cuenta que existen diversas acciones que pueden mejorar o afectar tu experiencia dentro de una clase de yoga. Por esa razón, te dejamos algunas recomendaciones para disfrutar de mejor forma cada sesión:

  • Se recomienda esperar al menos de 1 a 2 horas después de una comida antes de hacer yoga; esto se debe a que implica movimientos y posturas que pueden ejercer presión sobre el tracto digestivo, lo que puede provocar malestar estomacal o náuseas si se hace con el estómago lleno. También es importante asegurarse de beber suficiente agua antes, durante y después de la clase para mantenerse hidratado.
  • Es importante que el área donde se desarrolla la clase de yoga tenga el suficiente espacio para que los practicantes se muevan libremente. También se debe procurar que esté bien ventilado y tenga una temperatura agradable.
  • Es necesario contar con un tapete de yoga que proporcione una superficie antideslizante y acolchada para que se puedan realizar las posturas cómodamente. Para esto también es importante considerar el grosor de la esterilla; es decir, entre mayor sea el espesor, el nivel de amortiguación será superior, pero también se pierde un poco la estabilidad. Por este motivo es importante considerar que cuando se posee un nivel principiante o se padecen lesiones o afecciones articulares es ideal optar por aquellos de mayor grosor; en cambio, para yoguis con más experiencia, los de menor volumen son ideales. 
  • También es recomendable contar con otros accesorios de yoga, tales como bloques, cinturones o pelotas que ayudan a los practicantes a adaptar las posturas según sus necesidades.
  • Finalmente, para que la clase de yoga no dejé de ser una experiencia relajante, es importante siempre portar prendas de ropa cómodas, las cuales permiten movimientos fluidos y sean transpirables. La ropa ajustada es preferible para evitar que se interponga en el camino durante la práctica; por ejemplo, mallas, leotardos, playeras y tops que brinden un soporte al cuerpo y no limiten la flexibilidad de los músculos. 

Con esto en mente, una sesión de yoga cumplirá su objetivo y cada practicante saldrá relajado y habrá ejercitado su cuerpo de forma correcta y sin lesiones. Encuentra en nuestra sección de Yoga estos y otros artículos que son de gran utilidad para esta disciplina. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post