Ejercicio en casa Yoga

Tipos de yoga que puedes poner en práctica

Avatar photo
  • diciembre 29, 2022
  • 6 min read
Tipos de yoga que puedes poner en práctica

El yoga es una práctica que conlleva toda una filosofía que plantea el mejoramiento humano como una de sus bases, teniendo en cuenta que los seres humanos se enriquecen de muchas formas: física, mental, moral, éticamente, etc. Es por esto que cada uno de sus ejercicios físicos se encuentran acompañados de acciones de relajación y meditación que le permiten al yogui alcanzar un estado superior. 

Esta disciplina tiene distinta formas de realización, algunas varían según el tipo de complejidad o nivel de exigencia que se le solicita a quienes lo practican, debido a esto existen distintos tipos de yoga; te los contamos a continuación.

Tipos de yoga

Conscientes de que cada persona cuenta con características y requerimientos diferentes, se han establecido distintas modalidades de yoga que se adecuan a cada una de las necesidades de quienes la practican. Algunas de estas son:

Hatha Yoga

Esta modalidad es una de las más practicadas dentro del mundo del yoga, ya que no posee mucha complejidad y de esta se desprenden algunas variantes. Para su puesta práctica hay que tomar en cuenta que cada una de las posiciones procuran lograr un buen alineamiento del cuerpo y mejorar el equilibrio, la fuerza y resistencia del yogui. 

De forma general, cada una de las posturas de este tipo de yoga combina ejercicios de respiración, estiramiento y un poco de fuerza para ayudar al cuerpo a soltar tensiones y enfocar su atención de mejor forma. 

Vinyasa Yoga

Este tipo de yoga es ideal para quienes desean experimentar movimientos más dinámicos y una mayor quema de calorías, pues consiste en realizar diferentes posturas, según el ritmo de respiración. Así, cuanto más se eleve la intensidad de cada   inhalación y exhalación, se irá generando también un incremento de calor corporal y los músculos del cuerpo se irán activando. De esta forma, se propiciará una sincronización rítmica entre los movimientos del cuerpo y la respiración. 

Yin yoga

A diferencia del anterior, esta variante es más calmada y relajante, de hecho es una variación del Hatha Yoga que se sustenta en los conceptos del  “Yin” y “Yang”, de forma que el yin se relaciona con lo pausado, lento y suave, mientras que el yang con la dureza y rapidez. Es por esto que esta variante se caracteriza porque sus posturas son más lentas y relajadas e, incluso, tienen una duración mayor. Así, uno de sus objetivos es alcanzar una mejor concentración y reflexión mientras se practica. 

Yoga Nidra

Uno de los tipos de yoga que se encuentran más asociados con el descanso es el Yoga Nidra, pues se fundamenta en el nyasa, una técnica de meditación y relajación que lleva al yogui a un estado de semiconsciencia, sin que esto implique que caiga dormido o pierda la percepción de lo que pasa a su alrededor. 

La duración de la puesta en práctica de esta variante suele ser corta y estar acompañada de ligeros estiramientos y largas savasanas —postura en la que el cuerpo se acomoda boca arriba, con los ojos cerrados y los brazos y piernas extendidas —, ya que así se favorecerá la relajación y el descanso del cuerpo y la mente. Su práctica se recomienda para personas con problemas de sueño y descanso. 

Ashtanga Yoga

Esta variante, al igual que la Vinyasa Yoga, se singulariza por tener más dinamismo e intensidad, de hecho puede implicar un mayor gasto de energía. Se puede considerar que es una forma de entrenamiento en el que se sigue una rutina completa, ya que se alternan posiciones, posturas de fuerza, saludos al sol y savasanas. Todo esto con una cadencia fluida y continua que, sin duda, lleva al yogui a sincronizar de forma correcta el ritmo de respiración con cada movimiento. 

Viniyoga

Una de las grandes cualidades de esta modalidad es que se adapta a las necesidades de cada yogui, sin importar su edad, sexo, creencias, hábitos o cualidades físicas. Por tanto, es una opción segura para todos, pues está pensada en darle la oportunidad a todas las personas para practicar con seguridad esta disciplina. 

En el viniyoga no se sigue un entrenamiento fijo, sino que cada instructor de yoga adecuará las posturas tradicionales a las condiciones y capacidades de cada persona que lo practique.  

Yoga restaurativo

Este tipo de yoga tiene un carácter terapéutico, ya que las posturas se adaptan a las condiciones físicas de cada persona. Quizá puede parecerse al viniyoga, pero no va tanto por ahí, pues en esta variante se puede hacer uso de accesorios que faciliten ciertas posturas y se adecuen a la estructura y condición de cada cuerpo; claro, tomando en cuenta que es una persona que sufrió alguna lesión o fractura. Por ejemplo, se pueden utilizan pelotas o cinturones que permitan un mejor soporte.

Con el yoga restaurativo es posible ayudar al cuerpo en su recuperación muscular, por lo cual los movimientos y flexiones suelen ser lentos y ligeros, pues así propician la relajación y restauración de los tejidos. 

Bikram Yoga

Para finalizar, queremos retomar esta variante del yoga tradicional que se practica en un espacio cerrado que tiene una temperatura de 40°.  Cada entrenamiento consiste en una sesión de 90 minutos en los que se practican 26 posturas y 2 ejercicios de respiración, favoreciendo el fortalecimiento del cuerpo en general, la flexibilidad del cuerpo y la salud cardiovascular. 

Estos son algunos de los tipos de yoga que puedes poner en práctica para mejorar tu flexibilidad, capacidad de dormir, relajación y rango de movimientos. Tómalos en cuenta y realiza los que mejor se adapten a tus necesidades. Recuerda siempre contar con accesorios que faciliten la práctica del yoga: un tapete, almohadillas de aire, cinturón de yoga, bandas elásticas o un bloque para que sea más segura cada rutina. 

Visita nuestra sección de Yoga.

Avatar photo
About Author

Martí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *