Legado olvidado: Semi-campeonas en el Mundial 71

Picture of Redacción Martí

Redacción Martí

20 noviembre, 2023

Introducción

En 1971, en medio de un mundo de fútbol predominantemente masculino, un grupo de valientes mujeres mexicanas escribió un capítulo crucial en la historia del deporte. La Selección Mexicana Femenil se embarcó en su primer viaje al Mundial de Fútbol Femenil, enfrentando desafíos y adversidades en su camino hacia el reconocimiento internacional. 

Descubramos en este artículo de blog Martí, la emocionante historia de estas pioneras del fútbol mexicano.

La preparación de las pioneras

En la década de 1970, el fútbol femenino en México se encontraba en sus etapas iniciales de desarrollo. La idea de formar una selección nacional femenina era innovadora y audaz. 

Estas pioneras del fútbol mexicano no solo tenían que enfrentarse a equipos rivales en el campo de juego, sino que también lidiaban con la falta de recursos y apoyo. En un momento en el que el fútbol era predominantemente visto como un deporte masculino, estas mujeres estaban decididas a cambiar las reglas del juego.

Entrenar y prepararse para competir a nivel internacional no fue una tarea sencilla. La mayoría de las jugadoras tenían que costear sus propios uniformes y gastos de viaje. La falta de patrocinadores y la escasez de fondos gubernamentales hicieron que su camino fuera aún más difícil. Sin embargo, su pasión y determinación superaron todas las adversidades.

A menudo, estas mujeres tenían que entrenar en campos improvisados y lidiar con la falta de instalaciones adecuadas. No obstante, su amor por el fútbol las impulsaba a seguir adelante. Formaron un equipo unido y se apoyaron mutuamente, sabiendo que estaban abriendo un camino para las generaciones futuras de futbolistas mexicanas.

mundial femenil 71
Este evento fue un éxito inesperado.

El Mundial Femenil del 71

La clasificación para el Mundial de Fútbol Femenil de 1971 fue una odisea llena de desafíos. México tuvo que competir contra selecciones de alto nivel en la fase de clasificación. Enfrentaron equipos talentosos que eran Argentina, Italia, Dinamarca, Inglaterra y Francia. Cada partido era una prueba de su determinación y habilidad.

A pesar de las dificultades, las mexicanas lograron superar a sus rivales y aseguraron su lugar en la final del toreno. El hecho de que el Mundial se llevara a cabo en su propio país añadió una capa adicional de emoción y presión. Las jugadoras estaban ansiosas por demostrar su valía en casa y representaron a México con orgullo.

Otro campeonato internacional en México

Aquel Mundial de Fútbol Femenil de 1971 fue un hito en la historia del deporte mexicano. El Estadio Azteca y el del Estadio de Guadalajara tuvieron una llegada espectacular de espectadores emocionados que venían a apoyar a las anfitrionas y presenciar el talento en el campo de juego. México jugó con coraje y determinación en cada partido.

Aunque no lograron ganar el torneo, dejaron una impresión duradera en el mundo del fútbol femenino. Cada partido era una oportunidad para mostrar su habilidad y espíritu competitivo. Las jugadoras mexicanas enfrentaron en la Final a Dinamarca y demostraron que el fútbol femenino en México tenía un gran potencial. 

El Mundial de 1971 no solo fue un evento deportivo, sino un catalizador para el crecimiento del fútbol femenino a nivel internacional. Las jóvenes que asistieron a esos partidos vieron a estas mujeres como modelos a seguir y se inspiraron para seguir sus pasos en el deporte. Un hecho que hoy por hoy no podemos dejar de lado.

El legado perdido

A pesar de su valiente desempeño en el Mundial de 1971, la hazaña de la Selección Mexicana Femenil quedó en gran medida en el olvido durante décadas. La falta de apoyo y reconocimiento en ese momento contribuyó a que esta historia pasara desapercibida.

El fútbol femenino enfrentó numerosos obstáculos para ser reconocido en México y en todo el mundo en esa época. Las jugadoras no solo tenían que competir en el campo, sino también luchar contra la discriminación de género y la falta de oportunidades.

Impacto duradero

Afortunadamente, el legado de estas pioneras no se perdió por completo. A medida que el fútbol femenino creció en relevancia en México y en todo el mundo, se comenzó a reconocer la importancia de lo que estas mujeres lograron en 1971.

Su valentía y determinación inspiraron a generaciones futuras de futbolistas mexicanas. Hoy en día, México cuenta con una sólida tradición en el fútbol femenino, y gran parte de ese mérito se debe a las mujeres que abrieron el camino en el Mundial de 1971.

La Selección Mexicana Femenil de 1971 demostró que las mujeres podían competir al más alto nivel y dejó una huella imborrable en la historia del fútbol en México. Su espíritu pionero continúa inspirando a las futbolistas jóvenes a perseguir sus sueños en el campo de juego.

El día de ayer 19 de Noviembre de 2023, las jugadoras de aquel equipo fueron reconocidas con medallas conmemorativas por aquella hazaña en este toreno. Esto es un justo reconocimiento a su labor y trabajo.

Conclusión

La historia de la Selección Mexicana Femenil en el Mundial de Fútbol Femenil de 1971 es un recordatorio de la importancia de honrar y celebrar las contribuciones de las mujeres al mundo del deporte. Aunque su legado fue olvidado durante mucho tiempo, finalmente ha recibido el reconocimiento que merece.

Estas valientes mujeres allanaron el camino para el fútbol femenino en México y dejaron una huella imborrable en la historia deportiva del país. Su espíritu pionero continúa inspirando a las futbolistas jóvenes a perseguir sus sueños en el campo de juego.

En Martí Mx sabemos que es importante recordar y valorar las historias como estas para seguir avanzando hacia un mundo donde el fútbol, y el deporte en general, sea una oportunidad igualitaria para todos, sin importar su género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post