Lanzamiento mortal: 10 ejercicios para mejorar tu saque en voleibol

Picture of Redacción Martí

Redacción Martí

13 mayo, 2024

Introducción

¿Quieres elevar tu juego de voleibol al siguiente nivel?

Entonces, perfeccionar tu saque es crucial.

El saque no solo inicia cada punto, sino que también puede ser una herramienta poderosa para desestabilizar al equipo contrario.

Con estos 10 ejercicios por blog Martí, mejorarás tu potencia, precisión y técnica en la cancha, convirtiéndote en un jugador formidable que marca la diferencia en cada set.

 ¡Prepárate para brillar! La importancia del saque en el voleibol

El saque en voleibol es más que el simple inicio de un punto; es la piedra angular de cada jugada.

Este movimiento, a menudo subestimado, posee un poder transformador en el juego.

Un saque bien ejecutado puede desequilibrar al equipo contrario, generando oportunidades de ataque y presionando desde el inicio del partido.

Además, es una herramienta estratégica para mantener el control del ritmo del juego y dictar el flujo de la acción.

Desde su impacto inicial hasta su capacidad para establecer la dinámica del juego, el saque es verdaderamente el motor que impulsa la competencia en el voleibol.

1. Calentamiento dinámico: Prepara tu cuerpo para la acción

Antes de comenzar con los ejercicios específicos de saque, dedica tiempo a un calentamiento dinámico para preparar tu cuerpo.

Incluye ejercicios como saltos, estiramientos y movimientos de rotación para activar tus músculos y mejorar tu agilidad en la cancha.

Comienza con una carrera suave de 5-10 minutos para aumentar la temperatura corporal y activar los músculos.

Luego, realiza movimientos dinámicos de estiramiento, como saltos laterales, estocadas y giros de cintura, durante otros 5-10 minutos.

Concluye con ejercicios específicos de voleibol, como golpear la pelota suavemente con las manos para mejorar la coordinación y la precisión del golpe.

2. Fortaleciendo el núcleo: La base de un potente saque

El saque requiere una fuerte base central para generar potencia.

Incorpora ejercicios de fortalecimiento abdominal como planchas y abdominales, para mejorar tu estabilidad y potencia en cada saque.

Ejercicio 1: Plancha Frontal

Apóyate en el suelo con los antebrazos y las puntas de los pies, manteniendo el cuerpo en línea recta desde la cabeza hasta los talones. Contrayendo el abdomen y glúteos, sostén la posición

Tiempo: Mantén la posición durante 30-60 segundos.
Número de Series: Realiza 3-4 series, descansando 1 minuto entre series.

Ejercicio 2: Elevación de piernas

Acuéstate boca arriba con las manos debajo de los glúteos.

Levanta las piernas hacia arriba, manteniéndolas rectas y juntas. Desciende lentamente las piernas hacia el suelo sin tocarlo, luego vuelve a levantarlas.

Tiempo: Realiza 10-15 repeticiones por pierna.
Número de series: Realiza 3 series, descansando 1 minuto entre series.

3. Técnica perfecta: Dominando el movimiento correcto

La técnica adecuada es fundamental para un saque efectivo.

Practica el movimiento correcto una y otra vez, enfocándote en la posición del cuerpo, el contacto con la pelota y el seguimiento a través del golpe.

Ejercicio de técnica: Golpe de saque con pelota estacionaria

Coloca una pelota de voleibol sobre un soporte o un compañero sosteniéndola a la altura de tu saque.

Adopta una postura de saque con un pie adelante y otro atrás.

Golpea la pelota con la mano extendida, generando un contacto limpio y firme.

Tiempo: Realiza 20-30 repeticiones, enfocándote en la técnica correcta.
Número de Series: Realiza 3-4 series, descansando 1-2 minutos entre series.

4. Ejercicios de potencia: Aumenta tu fuerza explosiva

Para mejorar la potencia de tu saque, intégrate ejercicios de potencia como saltos pliométricos, lanzamientos de balón fijo y golpes con banda elástica.

Estos ejercicios desarrollarán la fuerza explosiva necesaria para lanzar la pelota con velocidad y precisión.

Ejercicio 1: Saltos pliométricos

Desde una posición de cuclillas, explota hacia arriba con fuerza, extendiendo completamente las piernas y los brazos.

Al aterrizar, absorbe el impacto flexionando las rodillas y manteniendo la estabilidad.

Número de saltos: Realiza 10-15 saltos.
Número de series: Realiza 3 series, descansando 1 minuto entre series.

Ejercicio 2: Lanzamiento de medball o balón fijo

Sostén una medball o balón fijo con ambas manos frente al pecho.

Extiende los brazos hacia adelante y lanza la medball o balón fijo con fuerza contra una pared, enfocándote en la potencia del lanzamiento.

Asegúrate de mantener una postura estable y controlada.

Número de lanzamientos: Realiza 8-10 lanzamientos por lado.
Número de series: Realiza 3 series, descansando 1 minuto entre series.

5. Precisión milimétrica: Apunta al punto débil del equipo rival

La precisión es tan importante como la potencia en el saque.

Practica apuntar a diferentes áreas de la cancha, desde los rincones hasta el centro, para mantener a tus oponentes fuera de balance y aprovechar al máximo cada saque.

Ejercicio de precisión: Saque dirigido

Número de saques: Realiza 20-30 saques, apuntando a diferentes áreas de la cancha.
Número de series: Realiza 3-4 series, descansando 1-2 minutos entre series.

ilustración de hombre haciendo un saque de voleibol
Practica y tendrás un saque letal.

6. Entrenamiento de velocidad: Sorprende a tus adversarios con tu rapidez

La velocidad del saque puede tomar desprevenidos a tus oponentes y darte una ventaja competitiva.

Realiza ejercicios de entrenamiento de velocidad, como sprints y saltos con cuerda, para mejorar tu rapidez en la cancha y sorprender a tus adversarios con saques imparables.

Ejercicio 1: Sprints

Corre a máxima velocidad durante 20-30 metros, manteniendo una postura erguida y balanceada.

Utiliza zancadas largas y rápidas, bombeando los brazos para generar impulso.

Enfoca tu mirada hacia adelante y respira profundamente.

Número de sprints: Realiza 6-8 sprints de 20-30 metros.
Número de series: Realiza 3-4 series, descansando 1-2 minutos entre series.

Ejercicio 2: Saltos con cuerda

Número de saltos: Realiza 2-3 minutos de saltos continuos.
Número de series: Realiza 3 series, descansando 1 minuto entre series.

7. Variabilidad en el entrenamiento: Mantén a tus oponentes en sus talones

No te limites a un solo tipo de saque.

Practica una variedad de saques, incluyendo el flotante, el topspin y el salto, para mantener a tus oponentes adivinando y aumentar tu efectividad en diferentes situaciones de juego.

Ejercicio de variabilidad: Práctica de saques

Número de saques: Realiza 20-30 saques de cada tipo.
Número de series: Realiza 3-4 series, descansando 1-2 minutos entre series.

8. Entrenamiento mental: La clave para mantener la calma en momentos cruciales

El saque puede ser una situación de alta presión, especialmente en momentos cruciales del partido.

Trabaja en tu entrenamiento mental para mantener la calma y la confianza en tus habilidades, incluso bajo presión.

Ejercicio de entrenamiento mental: Visualización

Dedica 5-10 minutos antes de cada entrenamiento a visualizar saques perfectos y mantener la calma en situaciones de presión.

9. Perfeccionando el remate: Completa tu dominio en la cancha

No subestimes la importancia de un buen remate después de un saque efectivo.

Practica tu técnica de remate para aprovechar al máximo las oportunidades creadas por un saque bien ejecutado y cerrar el punto a tu favor.

Ejercicio de remate:

Número de remates: Realiza 20-30 remates, trabajando en diferentes ángulos y velocidades.
Número de series: Realiza 3-4 series, descansando 1-2 minutos entre series.

10. Descansar es importante: No lo pases de largo

Después de completar una serie de ejercicios intensos para mejorar el saque en voleibol, es crucial dedicar tiempo al enfriamiento y relajación para permitir que el cuerpo se recupere adecuadamente.

Para enfriarte:

  1. Siéntate en el suelo con las piernas extendidas frente a ti.
  2. Inhala profundamente y al exhalar, inclínate lentamente hacia adelante desde la cadera, alcanzando tus manos hacia tus pies tanto como puedas.
  3. Mantén la posición durante 20-30 segundos mientras respiras de manera lenta y profunda.

Para relajarte:

  1. Acuéstate boca arriba en el suelo con los brazos extendidos a los lados y las piernas relajadas.
  2. Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración, inhalando profundamente por la nariz y exhalando lentamente por la boca.
  3. Permanece en esta posición de relajación durante al menos 5 minutos, liberando cualquier tensión residual en el cuerpo.

Conclusión

Con estos 10 ejercicios, estarás en el camino hacia un saque poderoso y preciso que marcará la diferencia en tu juego de voleibol.

¡Domina la cancha con Martí Mx y lleva a tu equipo hacia la victoria! Tenemos equipo, balones y más en nuestra sección de voleibol para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post