Deportes Natación

Pon a prueba tus habilidades gimnásticas sobre el agua con los diferentes tipos de clavados 

  • marzo 15, 2023
  • 7 min read
Pon a prueba tus habilidades gimnásticas sobre el agua con los diferentes tipos de clavados 

Sumergirse o saltar al agua es una experiencia de mucha diversión, pues produce una sensación de libertad y aventura. ¡Pero no solo eso! Es una excelente oportunidad para ejercitar el cuerpo. 

Los clavados o saltos acuáticos constituyen un deporte que combina el buceo y la gimnasia; es como el salto de trampolín, pero con una peculiaridad: la caída es sobre una superficie acuática. Además, mientras el cuerpo se lanza por el aire, da volteretas y giros antes de entrar en la piscina. 

Esto no resulta tan sencillo, pues los clavados implican una gran cantidad de fuerza y resistencia muscular, sobre todo en la parte superior del cuerpo, las piernas y los músculos centrales para realizar saltos y giros en el aire. Pero eso sí, sus beneficios son innumerables; por ejemplo, ayudan a mejorar la flexibilidad y reducir la rigidez muscular, así como favorecen el equilibrio y la coordinación. 

Una de las grandes cualidades de esta actividad deportiva es que existen distintos tipos de clavados, los cuales requieren de diferentes habilidades y técnicas. Por tanto, requiere de mucho entrenamiento para perfeccionar cada uno de estos. 

Tipos de clavados para ingresar al agua 

Existen varios tipos de clavados, los cuales determinan la entrada y salida del practicante al agua. Asimismo, en competencias oficiales, se evalúan según su grado de dificultad, tipo de entrada y la cantidad de giros y vueltas que realiza el clavadista. Estos son los siguientes:

Clavado hacia adelante

Se realiza saltando hacia adelante desde el borde de la piscina y entrando en el agua con los brazos extendidos y las piernas juntas en una posición recta. Esta técnica se utiliza en competiciones de natación sincronizada, trampolín y clavados.

Para realizarlo de forma correcta es necesario, primeramente, pararse en el borde del trampolín con los pies juntos y los brazos a los lados. Después, se dará un pequeño salto hacia adelante con los pies juntos y los brazos extendidos por encima de la cabeza y se realizará una rotación hacia adelante en el aire, manteniendo los brazos y las piernas rectas. Cuando el cuerpo vaya a entrar en el agua, se mantendrán las piernas juntas y se empujará hacia la superficie del agua.

Clavado hacia atrás

En este clavado un atleta salta desde una plataforma y realiza una rotación hacia atrás, antes de entrar en el agua. Para llevarlo a cabo, el atleta debe saltar y luego extender los brazos hacia arriba mientras se arquea hacia atrás, usando la fuerza de sus piernas para impulsarse. 

A medida que alcanza el punto máximo de su salto, comienza a girar hacia atrás, haciendo una voltereta en el aire. Cabe destacar que el practicante debe mantener los brazos y las piernas juntas mientras gira para minimizar la resistencia del aire y aumentar la velocidad de rotación. Finalmente, el atleta entra en el agua en una posición vertical con los brazos extendidos; este clavado requiere de mucho entrenamiento y habilidad para realizarlo correctamente y de manera segura. 

Clavado inverso

En esta modalidad de clavado, el practicante salta hacia atrás y luego realiza una rotación hacia adelante antes de entrar en el agua. De forma específica, el clavadista comienza por situarse en el borde de la plataforma, de espaldas a la piscina. Luego, flexiona las piernas y salta hacia arriba, mientras levanta los brazos. Una vez que el cuerpo se eleva en el aire,  lleva la cabeza hacia abajo y los pies hacia arriba, lo cual le permite realizar una serie de giros y vueltas, utilizando la fuerza de su impulso y la gravedad.

Ahora bien, para entrar de forma segura en el agua, el cuerpo debe enderezarse y extender los brazos hacia arriba. Tal como puedes darte cuenta, el clavado inverso es una técnica avanzada que requiere de un buen control corporal y una buena técnica de salto antes de intentar realizarlo.

Clavado hacia adentro

En esta otra variante de clavado, el practicante salta y se sumerge en el agua con una rotación hacia adentro; es decir, con los brazos y las piernas hacia el centro del cuerpo. Para su ejecución, el clavadista debe posicionarse en el borde con los pies separados al ancho de los hombros y los brazos extendidos hacia arriba. Posteriormente, debe dar un salto hacia arriba y, a medida que comience a descender, tendrá que tirar de los brazos hacia el cuerpo y apretar las piernas juntas; esto crea una rotación hacia adentro que hace que el clavadista gire hacia el agua. A medida que el clavadista se acerca al agua, debe abrir los brazos y las piernas para frenar la rotación y entrar en el agua con una posición recta y estirada. 

Salto con giro

Es un salto en el que el clavadista realiza movimientos giratorios antes de entrar en el agua, para lo cual lo primero que hace es posicionarse de forma recta sobre la superficie y después realizar un salto hacia el agua. Durante el salto, el practicante girará su cuerpo en el aire sobre su mismo eje y luego entrará al agua en una posición determinada, que puede ser de frente o de espaldas. 

Para este clavado es importante tener una buena coordinación y equilibrio para poder realizar la rotación en el aire con precisión. Además, se debe ser capaz de medir la distancia y la altura desde la plataforma para poder realizar la rotación con la cantidad adecuada de fuerza y velocidad. 

Clavado parado de manos

Es un clavado en el que el cuerpo se lanza desde una posición de parado de manos, realizando una serie de movimientos acrobáticos antes de entrar en el agua. Para realizarlo, el practicante se coloca sobre las dos manos, manteniendo las piernas estiradas y juntas, y los brazos extendidos por encima de la cabeza. A continuación, el clavadista se impulsa hacia adelante con los brazos y comienza a realizar una serie de movimientos acrobáticos en el aire, como giros y saltos en posición extendida o agrupada, antes de entrar en el agua en posición vertical.

Estas son las seis categorías en que se puede ejecutar un clavado, cada uno requiere de un técnica específica y de ciertas consideraciones al ejecutarlos, sobre todo es fundamental verificar que la piscina tenga la profundidad y dimensiones específicas para que los saltos puedan realizarse de manera segura y adecuada. Asimismo, es de gran importancia tener un traje de baño ajustado y cómodo que permita una amplia gama de movimientos y no limite a los clavadistas. 

Para las mujeres el traje de Baño adidas Natación 3 Stripes es una gran opción, ya que tiene un diseño ajustado que crea una estructura más hidrodinámica. Para los hombres, el Short adidas Natación 3-Stripes  es perfecto para los saltos, pues tiene una cintura elástica con cordón interno que brinda un ajuste cómodo y personalizado. 

Ahora sí ya estás listo/a para realizar un clavado y hacerlo de forma segura. Encuentra en nuestra sección de Natación todo aquello que puede ayudarte a complementar cada entrenamiento o rutina dentro del agua. 

About Author

Martí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *